GRUPOS.jpg



QUE SON LOS GRUPOS JUVENILES


La experiencia que poseemos sobre el tema proviene de una serie de investigaciones

desarrolladas a lo largo de más de diez años y que nos ha permitido entrar en contacto con jóvenes
que se estaban implicando con sus grupos en diversas conductas desviadas -y, especialmente, la
violencia- o que lo habían hecho en el pasado. Si nuestra labor de investigación hubiese comenzado
su andadura en éstos dos últimos años, es probable que entre los jóvenes que hemos ido
entrevistados se encontraran no solamente representantes de los Nazi Skins, los Sharps, los

Heavies, los Punkies, los Raperos, los Graffiteros, los Skaters, los Ultras, además de grupos
juveniles sin adscripción a una “tribu urbana”, sino también de los Latin Kings y de Los Ñetas; y que
su nacionalidad, además de española, marroquí o subsahariana, hubiese sido también
latinoamericana. Los tiempos cambian, al igual que las formas de escenificación. Ahora bien,
creemos que -por el conocimiento adquirido respecto de las manifestaciones juveniles anteriores- los
resultados habrían apoyado conclusiones similares: los grupos juveniles que se implican en
conductas desviadas es uno de los síntomas manifiestos de las dificultades con las cuales se
encuentra la juventud de nuestro entorno para enfrentarse exitosamente con los cometidos
identitarios en el contexto socioeconómico que le toca vivir. En la escena pública irrumpen otros
jóvenes protagonistas que son estigmatizados como “diferentes” o “peores” de los que ocupaban la
pantalla hace solamente unos pocos años por algunos de los rasgos que se hacen más visibles
simplemente según las apariencias y, cuando no, las conveniencias: son extranjeros, son
marginales, son delincuentes. Unos de los objetivos perseguidos a lo largo de estos años ha sido
intentar romper esas asociaciones perniciosas entre jóvenes, manifestaciones culturales,
comportamientos de riesgo y delincuencia. Ciertamente los fenómenos deben ser comprendidos en
los contextos específicos en los cuales se muestran y desarrollan. En este sentido, es probable que
la actualidad, marcada por las nuevas aportaciones culturales de colectivos de inmigrantes y las
secuelas de las políticas orientadas prioritariamente al desarrollo macroeconómico, obligaría a
introducir matices en la relación entre, por un lado, las dinámicas individuales, intra e inter grupales
y, por el otro, el contexto en el cual se muestran. En cualquier caso, creemos que no alterarían el
significado de las manifestaciones juveniles de las que nos ocupamos. No es casualidad que el
Delegado del Gobierno en Madrid apuntara, en una entrevista que apareció en 20 minutos el 9 de
junio de 2005, que la violencia de los grupos Neonazi o Skin Heads es “mucho más poderosa” que la
de los grupos latinos.




.